Página Principal

Historia de Mejoramiento de Plantas

Que son Plantas Transgénicas?

Como se Hacen Plantas Transgénicas?
   + Demostración Animada

Evaluación y Regulación

Productos Transgénicos de Hoy

Productos Transgénicos del Futuro

Riesgos y Preocupaciones

 

Inquietudes acerca de la salud humana

Calidad nutricional

¿Es la calidad nutricional de los alimentos genéticamente modificados equiparable a la de los alimentos tradicionales? Éste es un aspecto importante sobre el cual probablemente se efectuarán numerosas investigaciones en el futuro, cuando se comercialicen alimentos específicamente modificados para mejorar la calidad nutricional. No obstante, las posibilidades de obtener características nutricionales hasta el momento han sido postergadas para dar preferencia a otras características, como la resistencia a las plagas y la tolerancia a los herbicidas. En consecuencia, hasta la fecha sólo se han realizado unos cuantos estudios que comparan la calidad nutricional de los alimentos genéticamente modificados con la de sus homólogos no modificados.

La pregunta esencial en relación con los cultivos GM actualmente disponibles es si los fitomejoradores han cambiado de manera accidental los componentes nutricionales que asociamos con las variedades tradicionales de un cultivo. El contenido de isoflavonas de la soya es un componente nutricional que ha sido investigado a causa de su potencial para prevenir enfermedades. Algunas isoflavonas son convertidas por el organismo en fitoestrógenos, los cuales se piensa que contribuyen a prevenir cardiopatías, cáncer de mama y osteoporosis. Se agrega soya a muchos alimentos naturales para aumentar las isoflavonas en la alimentación.

Vainas de soya.
Fuente: Mark L. Tucker, USDA/ARS

Las personas que consumen productos de soya por sus beneficios para la salud están interesadas en saber si las soyas RoundupReady, que han sido genéticamente modificadas para que puedan sobrevivir a los rociamientos con el herbicida Roundup, contienen la misma cantidad de isoflavonas que poseen las soyas tradicionales.

Lappé et al. (1999), en su estudio sobre las soyas tolerantes a los herbicidas (hay un resumen en http://www.biotech-info.net/phytoestrogens.html) informaron que las soyas RoundupReady que investigaron contenían 12-14% menos isoflavonas que las soyas no modificadas. Si las soyas RoundupReady tienen menos isoflavonas, serían menos "saludables" para nosotros que las tradicionales. Por otra parte, también se ha señalado que las soyas RoundupReady contienen cantidades anormalmente elevadas de isoflavonas, suficientes para causar cáncer uterino en ratones. (Véase un breve análisis de esta investigación en http://www.europabio.org/pages/module_04.asp#10.) Si esto fuera cierto, las soyas RoundupReady serían "malsanas" por la razón opuesta: demasiadas en lugar de muy pocas isoflavonas, que esperamos que prevengan el cáncer y las cardiopatías.

Los trabajos publicados por investigadores contratados por Monsanto (Padgette et al., 1996; Taylor et al., 1999), fabricante de Roundup, indican que las soyas RoundupReady contienen las mismas cantidades de isoflavonas encontradas en las soyas tradicionales.

¿Quién tiene razón? No se ha efectuado un estudio definitivo, pero la comparación de los resultados disponibles revela sólo pequeñas diferencias. En el cuadro siguiente se muestran los resultados correspondientes a dos isoflavonas importantes investigadas en tres experimentos diferentes. Debajo del cuadro se da una explicación detallada. Los resultados deben ser interpretados con cautela.

Como las condiciones ambientales varían de un lugar a otro y de un año al siguiente, es probable que las soyas cultivadas en localidades diferentes en distintos años contengan cantidades diversas de nutrientes como resultado de las condiciones naturales. En muchos casos, no será posible atribuir las distintas cantidades de nutrientes a genes introducidos o a tratamientos efectuados durante el ciclo de cultivo.

  Estudio de Padgette, 1992,
plantas no rociadas
con Roundup
Estudio de Taylor, 1993,
plantas RR rociadas
con Roundup
Estudio de Lappé, fines de los 90s,
las plantas RR pueden haber sido rociadas con Roundup
 

normal
A5403

RndpRdy
40-3-2
normal
A5403
RndpRdy
40-3-2
normal RndpRdy
H5545
normal RndpRdy
H4994
isoflavona                
genistina 833 830 681 742 927 786 710 577
RR vs. nromal   -3   +61   -141   -133
valores
mínimo- máximo
286-
1380
287-
1243
230-
1086
196-
1231
837-
1017
701-
870
619-
801
493-
660
diferencia entre mínimo y máximo 1094 956 856 1035 180 169 182 167
                 
daidsina 734 721 521 578 681 614 489 426
RR vs. normal   -13   +57   -67   -63
valores mínimo- máximo 219-
1190
219-
1260
161-
931
106-
1064
616-
747
549-
680
449-
528
389-
462
diferencia entre mínimo y máximo 971 1041 770 958 131 131 79 73

Explicación del cuadro: Para cada isoflavona importante, la primera fila en el cuadro muestra la cantidad media presente en una variedad tradicional y en la "gemela" genéticamente modificada, que contiene la característica RoundupReady (RR). La segunda fila del cuadro, sombreada en verde, muestra cuánto difirió de la variedad tradicional la variedad RoundupReady. Un valor de -3 indica que la variedad RoundupReady tenía en promedio 3 microgramos menos de la isoflavona en cuestión que la variedad tradicional, mientras que un valor de +61 indica que la variedad RoundupReady tenía en promedio 61 microgramos más de la isoflavona. El cuadro muestra que la variedad RoundupReady tuvo cantidades más altas de isoflavona en algunos experimentos y cantidades más bajas en otros. La tercera fila del cuadro presenta los valores mínimos y máximos de isoflavona medidos en el cultivo en ese experimento. La cuarta fila, sombreada en verde, muestra la diferencia numérica entre los valores máximos y mínimos, calculada restando el valor mínimo al valor máximo de la tercera fila. La comparación de la segunda fila con la cuarta nos da una idea de cuánto divergen las variedades tradicionales y las variedades RoundupReady, en el contexto de cuánto difieren entre sí las plantas individuales de cada variedad.

La comparación de los dos experimentos efectuados por Monsanto en 1992 y 1993 es un ejemplo del tipo de variación de las cantidades de isoflavonas que se puede producir de un año a otro. Monsanto usó las mismas variedades tradicionales y RoundupReady en ambos años. Ambas variedades tenían cantidades menores de genistina y daidsina en 1993, en comparación con 1992. Éste no es un resultado insólito. Los aficionados al vino saben que el clima puede influir en la calidad de las uvas, lo cual da como resultado años "buenos" y años "malos" para el vino.

Los investigadores de Monsanto no rociaron las soyas RoundupReady en 1992 y encontraron esencialmente las mismas cantidades de isoflavonas en las líneas tradicionales y RoundupReady. En el contexto de resultados que variaron en alrededor de 1,000 microgramos entre los valores mínimo y máximo, una disminución media de 3 ó 13 microgramos esencialmente equivale a un cambio nulo. Sin embargo, este experimento no mostró cuánta isoflavona producirían las plantas RoundupReady cuando fueran cultivadas en las condiciones previstas, es decir, cuando fueran rociadas con Roundup.

Los investigadores de Monsanto sí rociaron las plantas RoundupReady en 1993 y observaron un pequeño aumento de la cantidad de las dos isoflavonas importantes en las plantas rociadas. Como en 1992, las cantidades de isoflavonas variaron casi 1,000 microgramos entre la muestra con menor cantidad y la muestra con la cantidad máxima en cada variedad, por consiguiente, los aumentos medios de 57 y 61 microgramos en las semillas RounupReady son muy pequeños en comparación con la variación normalmente observada de una muestra a otra.

En los experimentos de Monsanto, las variedades tradicionales y genéticamente modificadas fueron cultivadas unas junto a otras en el campo, de tal modo que las plantas tuvieron casi las mismas condiciones de riego y clima. Esto es lo que tratan de lograr los investigadores cuando comparan los resultados de dos variedades.

Los experimentos realizados por Lappé et al. también compararon una variedad tradicional con su "gemela" genéticamente modificada, pero no compararon variedades cultivadas una junto a otra en el mismo campo. Las semillas fueron adquiridas de un proveedor de semillas comerciales y pueden haber sido producidas por distintos agricultores. Los investigadores supusieron, aunque no lo sabían con seguridad, que las plantas RoundupReady habían sido rociadas con Roundup durante la producción de la semilla, lo cual constituiría un ensayo de cómo afecta la aplicación de Roundup a las cantidades de isoflavonas presentes en las semillas. Los experimentos realizados por Lappé et al. incluyeron dos pares diferentes de variedades, mientras que en los experimentos de Monsanto se ensayó un solo par.

El estudio de Lappé encontró una variación mucho menor de las cantidades de isoflavonas de una muestra a otra, en comparación con los resultados de los estudios de Monsanto. La investigación de Lappé encontró disminuciones de ambas isoflavonas en las variedades RoundupReady. Las reducciones de la genistina son más extremas que las disminuciones encontradas en los estudios de Monsanto, pero esas reducciones no superaron la amplitud de la variación en los dos tipos de variedades. Se pueden ver otros comentarios de Lappé y sus colaboradores acerca de sus resultados y los resultados de Monsanto en http://www.biotech-info.net/cetos_response.html.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América (USDA) y la Universidad de Missouri (Duke et al., 2003) también estudiaron las concentraciones de diadzeín y genisteína en las soyas RoundupReady que fueron rociadas con Roundup o con otros herbicidas, o desyerbadas a mano. En el caso de una variedad de soya cultivada en Mississippi, plantas que fueron rociadas dos veces con Roundup tuvieron concentraciones más altas de daidzeín que las plantas que fueron desyerbadas a mano. En el cuadro presentado a continuación se ha resaltado la fila que muestra las diferentes concentraciones de diadzeína encontradas en plantas sometidas a estos tratamientos. Se indican las cantidades en microgramos de isoflavona por gramo de tejido vegetal. Las concentraciones de genisteína no presentaron diferencias. Una secunda variedad de soya en Missouri no mostró diferencias de las concentraciones de daidzeína ni genisteína entre las plantas rociadas con Roundup o desyerbadas a mano. Sin embargo, se puede poner en duda que estos resultados resuelvan la cuestión. En ambos sitios, las plantas desyerbadas a mano mostraron rastros de Roundup, probablemente como resultado de la deriva del material rociado en las parcelas cercanas. Idealmente, las parcelas desyerbadas a mano tendrían que estar totalmente exentas del tratamiento que se pone a prueba.

Variedad y isoflavona Rociadas dos veces con Roundup, a las 3 semanas y a las 6 semanas Rociadas una vez con Roundup a las 6 semanas, también se aplicaron otros dos herbicidas Rociadas una vez con Roundup a las 8 semanas, también se aplicaron otros dos herbicidas Rociadas con otros cinco herbicidas pero no con Roundup desyerbadas a mano, no se apicaron herbicidas
DP5806 en Mississippi          
genisteína 258 150 147 107 113
daidzeína 1023 634 883 625 612
           
Asgrow 3701 en Missouri          
genisteína 250 311 389 382 294
daidzeína 805 856 967 1013 1002

Otra investigación acerca del empleo de herbicidas en las legumbres se menciona a menudo como prueba de que Roundup puede afectar las cantidades de isoflavonas presentes en los granos. Este estudio (Sandermann y Wellmann, 1988) fue efectuado en Phaseolus vulgaris (habichuelas o frijoles), una especie distinta de las soyas, que son Soya max. Los frijoles no fueron genéticamente modificados para ser tolerantes a Roundup. De hecho, no se disponía a nivel comercial de plantas RoundupReady en 1988. Se proporcionaron pocos detalles del experimento, pero aparentemente Sandermann y Wellmann rociaron las plantas con Roundup y luego midieron las cantidades de isoflavonas antes de que murieran las plantas. Estos investigadores informaron que encontraron mayores cantidades de isoflavonas en todos los tejidos de las plantas, "hojas y frutos", que estuvieron expuestas a Roundup. No mostraron datos comparando las cantidades de isoflavonas en las plantas tratadas y las no tratadas. Si bien es interesante como indicador de aspectos que merecen ser investigados más a fondo, el estudio de Sandermann y Wellmann no es útil como prueba de lo que realmente sucede en las soyas RoundupReady.

Las investigaciones completadas hasta el momento parecen indicar que las cantidades de isoflavonas en las soyas cambian en respuesta a varios factores. La aplicación de Roundup puede provocar un efecto, pero no está claro si el cambio resultante es un aumento o una disminución de las cantidades de isoflavonas. La magnitud del cambio parece ser pequeña o moderada en comparación con la variación natural de las cantidades de isoflavonas. Como las isoflavonas pueden ser un componente importante en las actividades para prevenir las enfermedades por medio de la alimentación, es preciso efectuar otras investigaciones sobre las cantidades terapéuticas de isoflavonas en la alimentación del hombre, las cantidades de isoflavonas presentes en las soyas y los efectos de Roundup sobre esas cantidades. Los datos adicionales pueden esclarecer los argumentos a favor y en contra de las aplicaciones de Roundup como un factor de riesgo en el cultivo de la soya.

Aparte de la cuestión de las cantidades de isoflavonas, el valor nutricional de las soyas RoundupReady parece similar al de las soyas tradicionales. Los experimentos con ratas, pollos, bagres y vacas lecheras (Hammond et al., 1996) indican que los animales comen la misma cantidad de alimentos y aumentan de peso ya sea que la soya de sus alimentos sea tradicional o transgénica. Esta información es importante porque muchos agricultores usan la soya como fuente de proteínas para sus animales.

Los estudios auspiciados por la industria y presentados en apoyo de solicitudes de autorización para vender cultivos transgénicos indican que los componentes nutricionales comúnmente investigados son similares en los alimentos transgénicos y los alimentos tradicionales.

Para comentarios de la investigación efectuada hasta el momento sobre el valor nutricional de los alimentos transgénicos, véase el artículo de Arpad Pusztai, un destacado participante en un episodio polémico relacionado con el valor nutricional de las papas GM (http://www.actionbioscience.org/biotech/pusztai.html).


Última realización : 11 marzo 2004

© Copyright Department of Soil and Crop Sciences
at Colorado State University, 1999-2004. Todos los derechos reservados.
Vea la política sobre derechos de autor de la Universidad Estatal de Colorado.