Página Principal

Historia de Mejoramiento de Plantas

Que son Plantas Transgénicas?

Como se Hacen Plantas Transgénicas?
   + Demostración Animada

Evaluación y Regulación

Productos Transgénicos de Hoy

Productos Transgénicos del Futuro

Riesgos y Preocupaciones

Las mariposas monarca y el maíz Bt

El impacto de los cultivos transgénicos en el medio ambiente ha despertado gran interés en algunos círculos. En consecuencia, el informe de Losey et al. (1999) que señalaba que las larvas de monarca eran envenenadas por el polen del maíz Bt inevitablemente fue la chispa que encendió el debate.

La larva monarca es el estadio biológico de oruga de uno de los aborígenes de América del Norte más coloridos y familiares, la mariposa monarca. Las larvas se alimentan únicamente de las hojas del algodoncillo, planta que comúnmente se encuentra en hábitat naturales y campos cultivados. Como su alimentación no incluye plantas de maíz, las monarcas no son organismos perseguidos en el sistema de control de las plagas de insectos en un campo de maíz. Sin embargo, como miembros del orden de los lepidópteros (mariposas diurnas y nocturnas) son sensibles a los venenos que afectan a esos insectos. Un lepidóptero que constituye una plaga, el barrenador europeo del maíz, es el principal blanco de las toxinas Cry1 de Bt presentes en las variedades de maíz transgénico.

Mariposa monarca en una flor de alfalfa.
Foto: Marlin E. Rice

¿El intento de matar a los barrenadores europeos del maíz también pone en peligro a las mariposas monarcas?

Losey y dos colaboradores sugirieron que podría ser así. En pruebas de laboratorio, espolvorearon polen de maíz Bt en hojas de algodoncillo y ofrecieron las hojas a orugas monarca para que las comieran. Otras orugas fueron alimentadas con hojas espolvoreadas con el polen de maíz tradicional o con hojas sin polen. Las orugas que comieron las hojas espolvoreadas con polen Bt comieron menos y crecieron con más lentitud. En el transcurso de cuatro días, casi la mitad de las orugas alimentadas con hojas con polen Bt murieron, mientras que no murió ninguna oruga en los otros dos grupos. Cinco repeticiones de los tratamientos aportaron datos suficientes para indicar que los resultados eran estadísticamente significativos.

Larva de mariposa monarca alimentándose de una hoja de algodoncillo

Losey y sus colaboradores comunicaron los resultados a la publicación científica semanal Nature y en mayo de 1999 se publicó un breve artículo con gráficos que mostraban la disminución de la alimentación y la cantidad de muertes. La reacción fue inmediata y extrema. Los opositores a los cultivos transgénicos aclamaron el informe como una prueba de que el maíz Bt era una pesadilla ambiental, mientras que los defensores de los cultivos transgénicos criticaron los métodos de investigación y rechazaron el estudio como "preliminar" y "defectuoso". Organismos de los gobiernos estadounidense y canadiense, dependencias estatales, grupos de productores y las grandes empresas de biotecnología agrícola -Aventis, Dow, du Pont, Monsanto y Syngenta- patrocinaron en forma conjunta estudios efectuados en Canadá y los Estados Unidos en el verano de 2000 para investigar los principales aspectos:

  • ¿El polen de maíz Bt mata a las orugas de monarca en las pruebas de laboratorio y/o en los campos?


  • ¿Cuál es la probabilidad de que las orugas monarcas estén expuestas al polen de maíz en condiciones naturales?

Seis equipos de investigadores publicaron sus resultados en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias en el otoño de 2001 (Hellmich et al., 2001; Oberhauser et al., 2001; Pleasants et al., 2001; Sears et al., 2001; Stanley-Horn et al., 2001; Zangerl et al., 2001). Según estos informes, Bt 176, el componente transgénico presente en un tipo de maíz Bt, produce polen que es muy tóxico para las larvas de monarca y otras especies de mariposas, como la mariposa negra con alas posteriores bifurcadas (Papilio polixenes).

Mariposa negra de cola bifurcada.
Foto: Jacalyn Loyd Goetz

No obstante, este transgen se usa en una porción muy pequeña y cada vez menor de la superficie de maíz en América del Norte, menos del 2% según una estimación. Los componentes transgénicos en las variedades de maíz más frecuentemente cultivadas en América del Norte, MON810 y Bt 11, no producen mucha proteína tóxica Bt en el polen. Las larvas pueden comer grandes cantidades de este polen, más de 1,600 granos de polen por centímetro cuadrado de superficie foliar, sin que se observen efectos nocivos.

El Cuadro 1 muestra las cantidades de polen de Bt 176, Bt 11, MON810 y varias otras fuentes de maíz Bt que fueron ensayadas en larvas de mariposa.

El maíz Bt 176 es más tóxico para las larvas de la mariposa que otras versiones del maíz Bt porque el promotor usado en Bt 176 estimula de manera muy eficiente la producción de la proteína Bt en el polen de maíz. El Cuadro 2 muestra como Bt 76 difiere de Bt 11 y MON810.

Como la mayor parte del maíz Bt ahora cultivado en los Estados Unidos no produce polen que mate a las mariposas monarca, los expertos concluyen que es bajo el riesgo al que están expuestas las poblaciones de monarca a causa del maíz Bt.

Hay otros factores que contribuyen a una estimación de bajo riesgo:

  • El polen del maíz se esparce sólo durante unas dos semanas del verano, mientras que las monarcas producen varias generaciones de progenie en el transcurso de un verano; por consiguiente, algunas generaciones de orugas no estarán expuestas al polen.
  • La lluvia arrastra parte del polen de las hojas y, por lo tanto, las orugas pueden verse expuestas a mucho menos que la cantidad máxima posible de polen, según la frecuencia y la intensidad de la lluvia durante el período de emisión de polen.
  • La mayor parte del polen producido en un campo de maíz cae dentro del campo o en sus cercanías. Las concentraciones de polen disminuyen con rapidez a medida que uno se aleja del campo de maíz; en consecuencia, es poco probable que encuentren polen las orugas que se alimentan de las plantas de algodoncillo a corta distancia de los campos de maíz.

El Cuadro 3 muestra las concentraciones de polen depositado en las hojas a diversas distancias de los campos de maíz. La cantidad más alta de polen medida dentro de un campo de maíz en estos estudios es inofensiva para las larvas de monarca si el tipo de maíz es Bt 11 o MON810.

Factores que contribuyen a un mayor riesgo para las orugas:

  • En las zonas estadounidenses estudiadas, las mariposas monarca parecieron mostrar cierta preferencia por depositar sus huevos en plantas de algodoncillo que estaban dentro de los campos de maíz (Oberhauser et al., 2001), donde las orugas podrían verse expuestas a dosis grandes de polen si se alimentan durante el período de dos semanas de emisión de polen. Sin embargo, en la zona canadiense estudiada, la monarca pareció preferir los hábitat naturales antes que los campos de maíz.
  • La supervivencia de las orugas jóvenes fue más alta en los campos de maíz que en otros hábitat.

Por consiguiente, parece probable que la mayoría de las mariposas monarca que se ven en el Medio Oeste comiencen sus vidas en campos de maíz (Oberhauser et al., 2001).

Los científicos continua hablando de los temas acerca del maíz Bt. Se puede consultar un cambio de cartas en esta tema en el número de noviembre 2001 de la publicación científica BioScience. Vease BioScience 51(11):900-906.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América mantiene una página de preguntas y respuestas cerca de la mariposa monarca y el maíz Bt en http://www.ars.usda.gov/is/br/btcorn y una revista de la historia en http:www.ars.usda.gov/sites/monarch.

Se puede consultar una revista de la historia de este asunto en http://pewagbiotech.org/resources/issuebriefs/monarch.pdf


Última realización : 11 marzo 2004

© Copyright Department of Soil and Crop Sciences
at Colorado State University, 1999-2004. Todos los derechos reservados.
Vea la política sobre derechos de autor de la Universidad Estatal de Colorado.