Página Principal

Historia de Mejoramiento de Plantas

Que son Plantas Transgénicas?

Como se Hacen Plantas Transgénicas?
   + Demostración Animada

Evaluación y Regulación

Productos Transgénicos de Hoy

Productos Transgénicos del Futuro

Riesgos y Preocupaciones

Inquietudes acerca de la salud humana

Ingerir ADN extraño

Cuando los científicos desarrollan una planta transgénica, insertan fragmentos de ADN que originalmente no existían en esa planta. A menudo esos fragmentos de ADN provienen de especies totalmente diferentes, como virus y babcterias. ¿Hay algún peligro generado por la ingestión de este ADN "extraño"?


Fuente: Foodfuture,
Food and Drink Federation

Ingerimos ADN cada vez que comemos algo. El ADN es el plan maestro de la vida y todos los seres vivos -vacas, gallinas, maíz, trigo, hongos, E. coli y algunos virus- contienen ADN en muchas de sus celdas. Ingerimos el ADN de bacterias y virus sin tener el propósito de hacerlo, ya que esos organismos están adheridos a las carnes, cereales y hortalizas que comemos. Este ADN es en parte similar a nuestro ADN humano, pero en conjunto resulta extraño para nuestro organismo.

¿Qué sucede con este ADN? La mayor parte de él se descompone en moléculas más básicas cuando digerimos la comida. Una pequeña cantidad no se descompone y es absorbida en el torrente sanguíneo o excretada en las heces.

Investigadores en Alemania (Schubbert et al., 1997) dieron a ratas alimentos que contenían una secuencia detectable e inocua de ADN y rastrearon su avance a través del tracto gastrointestinal y el cuerpo. Alrededor del 5% del ADN, constituido por pequeños fragmentos con una longitud de 100 a 1,700 pares de bases, era detectable en el intestino delgado, el intestino grueso y las heces hasta ocho horas después de comer. Se encontraron cantidades muy pequeñas de ADN (alrededor de 0.05% de la cantidad originalmente presente en la comida) en el torrente sanguíneo hasta ocho horas después de comer. Estos fragmentos podían tener una longitud de hasta 700 pares de bases. También se encontraron fragmentos de ADN extraño en el hígado y el bazo hasta 18 horas después de la comida. Las pruebas no detectaron ningún ADN extraño 42 horas después de una sola comida.

Se ha realizado este experimento con tres tipos diferentes de ADN: una secuencia del virus M13 que ataca a las bacterias, el gen GFP que permite a la medusa producir un color verde fluorescente, y el gen de la enzima rubisco, que interviene en la fotosíntesis de las plantas. En estos tres casos, se pudieron detectar cantidades pequeñas de ADN extraño en los órganos internos de los ratones después de la comida (Doerfler, 2000).

Cuando se dio a ratonas preñadas alimentos que contenían ADN en cantidades detectables, se observó el ADN en diversos órganos de los fetos y los ratones recién nacidos. Esto indica que el ADN extraño puede viajar desde el torrente sanguíneo de la madre a través de la placenta hasta el feto. Se encontró que parte del ADN estaba estrechamente asociado con cromosomas de los ratones, lo cual lleva a especular que tal vez haya sido incorporado en los cromosomas (Doerfler, 2000).

En contraste con los experimentos que muestran la persistencia del ADN extraño en los ratones, un experimento con pollos mostró que el ADN extraño se descompone con rapidez. Investigadores en Gran Bretaña (Chambers et al., 2002) alimentaron a pollos con maíz transgénico y buscaron secuencias de ADN transgénico en el cultivo, el estómago y el intestino de las aves. Se detectaron algunas secuencias de ADN en el cultivo y el estómago, pero ninguna en el intestino, lo cual indica que el ADN fue rápidamente descompuesto por el proceso digestivo en los pollos.

El ADN también puede ser destruido con rapidez en las ovejas. En pruebas de laboratorio, investigadores ingleses (Duggan et al., 2000) extrajeron ADN de maíz transgénico y lo mezclaron con saliva y líquido gástrico de ovejas. Las secuencias de ADN todavía fueron detectadas en la mezcla de saliva y ADN después de 24 horas, pero el ADN resultó destruido en un minuto por los líquidos gástricos.

¿Qué le sucede al ADN extraño que llega a los tejidos de un organismo? Sospechamos que el sistema normal de defensa del cuerpo finalmente destruye los fragmentos de ADN extraño. Si algunos fragmentos se incorporaran en el ADN del huésped, podrían ser desactivados por los mecanismos que controlan la actividad de los genes. Nuevas investigaciones en esta área ayudarían a determinar exactamente cómo los seres humanos han logrado ingerir ADN por miles de años sin notar ningún efecto como resultado de los diminutos fragmentos que se escabullen en el torrente sanguíneo. Hasta el momento no hay pruebas de que el ADN de cultivos transgénicos sea más peligroso para nosotros que el ADN de los cultivos tradicionales, los animales y los microorganismos acompañantes que hemos estado ingiriendo durante todas nuestras vidas.

Se han planteado interrogantes acerca de un fragmento de ADN en particular, el ADN del virus del mosaico de la coliflor, que ha sido ampliamente usado en el desarrollo de plantas transgénicas. Este tema se aborda en la sección sobre el promotor CaMV.

Para conocer una opinión de que la ingestión de plantas transgénicas no representa ninguna amenaza para la salud humana, vea el informe 2002 de la Real Sociedad británica, "Genetically modified plants for food use and human health-an update" (http://www.royalsoc.ac.uk/files/statfiles/document-165.pdf).


Última realización : 11 marzo 2004

© Copyright Department of Soil and Crop Sciences
at Colorado State University, 1999-2004. Todos los derechos reservados.
Vea la política sobre derechos de autor de la Universidad Estatal de Colorado.